Sección de Montaña y Esquí
Deporte Federado

Noticias

25/09/2017 | CRONICA Y FOTOS
Crónica Lizara - Gabardito

Hola familia!!

Bonita travesía, Lizara-Gabardito.

Yo siempre he mantenido que si tienes un buen producto se vende rápido, pero tampoco nos vamos a flagelar por haber sido ajenos a un problema de logística en unas fechas puntuales.

No resulta fácil hacer una crónica con tintes alegres cuando compañeras de las llamadas titulares, se han quedado fuera.

Desde estas líneas decirles que las hemos tenido muy presentes, pero siendo justos de verdad, se ha respetado de forma escrupulosa el orden de inscripción.

En una jornada como la de hoy, da  tiempo a muchas cosas; por ejemplo,  mantener interesantes conversaciones con colegas, dando lugar a consideraciones como por ejemplo las que me dispongo a contar:

Cuando llegas a casa con fatiga, después de una larga jornada, y no te apetece coger un libro, ni siquiera de contenido liviano, no hay nada mejor que recurrir a un zapeo televisivo, un método de evasión que no precisa de excesiva atención cerebral, y que es tan variado como lo seas tú con el mando a distancia.

A mí en particular, me relaja ver los programas de Jesús Calleja, antes no me perdía los de Al filo de lo imposible; porque entre otras cosas, son sanos, son programas de aventuras; y estoy convencido de que crean afición, al menos entre la gente joven.   Pero hoy en día a cualquier hora, es muy difícil que no aparezca un cocinero. Podríamos decir que la cocina es claramente hegemónica en la televisión, o al menos empatada con esos banales programas, donde personas muy famosas, y desconocidas para mí, hablan de interesantes asuntos de bragueta, o sea, divorcios, adulterios, amancebamientos, cortesanías, promiscuidades y otros asuntos parecidos.

La primera paradoja es que nunca, se ha hablado tanto de cocina y se ha cocinado tan poco. Por ejemplo, recuerdo, de niño, que en las casas se cenaba. Poco o mucho, con lujos o con humildad, pero a las diez de la noche los miembros de la familia se sentaban a la mesa y cenaban, de ahí aquella fatídica frontera de las 22.00 horas, obligaba a las parejas de novios a dejar de pelar la pava bastante antes.

En efecto, la cocina también  es una consecuencia cultural. Mi abuela, guisaba bastante bien, pero como la mayoría de las personas de su generación, cocía en exceso las pastas y las verduras. ¿Por una costumbre de sabores? No. El conocimiento tenía su etiología  en el temor al mal estado de los alimentos, y se suponía que las bacterias no resistían mucho tiempo los cien grados centígrados, cosa que no siempre ocurría, por cierto, pero estamos hablando de una sociedad en la que no había frigoríficos domésticos  y la compra de la comida se hacía a diario. Si a eso añadimos la escasez de recursos, del ingenio surge una cocina del aprovechamiento, como las croquetas (ahora es cuando me acuerdo de mi amigo Félix; por cierto me falta probar las de gambas), que se inventan para rentabilizar las sobras del día anterior, o la ropa vieja que es la utilización de lo que ha quedado del cocido de ayer. Esto es universal en toda Europa, porque el pudding británico no es otra cosa que una manera de reciclar la bollería  que se puso seca. La caldereta la descubren los pastores, un día en que cada uno aportó lo que tenía: unas patatas, unos caracoles, un conejo, unos granos de arroz. Y en Gandía, unos pescadores que se olvidaron del arroz para aprovechar los restos de pescado que no iban a ir a la lonja, lo sustituyeron por fideos, e inventaron la fideuá, pero insisto, a mí lo que de verdad me gusta son los programas de aventuras,  porque entre otras cosas crean afición a la montaña, y te permiten soñar.

El Parque Natural de los Valles Occidentales, se sitúa a los pies del pico Bisaurín.

En bastantes ocasiones, habíamos desestimado realizar esta travesía debido al mal tiempo, a la cantidad de nieve que últimamente  alfombro  el lugar, o simplemente por instalarse alguna siniestra nube.  No importaba pues en cualquier momento, volveríamos a intentarlo, era como una espinita clavada.

De nuevo en el autobús, y siguiendo el orden natural aparecen los momentos del cambio de miradas y sonrisas sanas. Hoy ha vuelto con nosotros Sergio, al que sus emociones se leían en su rostro, nosotros nos alegramos de que  esté con nosotros, aunque sea de vez en cuando, y con ese humor despistado que también ejerce.

La mañana no ha podido ser mejor, una temperatura agradable y algunas nubes sueltas que tenían pinta de disiparse conforme avanzara la jornada, hemos hecho la foto del grupo, como siempre, para dejar constancia de lo buenos y guapos que somos, a las 10:30 hemos arrancado, y en un suspiro,  estábamos en el collado de L´Foratón.  Se han repuesto  fuerzas frente a la ruta de ascenso al Bisaurin, nos hemos conformado con mirar, en otra ocasión lo volveremos a ascender, pero hoy no toca.

Un grupo numeroso, nos hemos puesto a prueba ascendiendo al Puntal Alto de lo Foratón, que por cierto, te obsequia con bonitas vistas, tras un descenso pronunciado, nos hemos presentado por un terreno evidente en una explanada a la que llaman “La Majada de Gabardito, junto al refugio Dios te Salve. Se observa un panorama bastante completo del macizo. Momento de solaz y regocijo, de contemplación y de aporte calórico de alimentos, y por supuesto otra foto de grupo.

Hemos continuado por un sendero más estrecho y rocoso hasta llegar a unos pastizales, desembocando en el Refugio de Gabardito, y en una zona acondicionada, hemos comido.

Aunque el trayecto ya lo conocíamos, no se nos ha hecho nada pesado, y a pesar de ser una excursión  ”bucólica y pastoril”, poco exigente físicamente apta para “embarazadas” y “novias” que no andan, estamos muy contentos de cómo ha transcurrido la jornada.

El otoño ha dado comienzo hoy, y nos ha regalado un día de primavera; hemos organizado un party en un entorno natural privilegiado, lleno de poesía y romanticismo, frente al Refugio de Gabardito. He observado dos paños de cocina de algodón, uno de rayas y otro de cuadros, colocados en sentido transversal como caminos de mesa, las clásicas jarras con acabado ahumado llenas de cerveza, las coca-colas de los zagales y aportaciones desinteresadas, deliciosas patatas fritas gourmet  pastas de té marca Caco, chocolates diversos, manzana desecada, y las siempre apreciadas croquetas. En fin una deliciosa jornada en la que no hemos echado en falta esa zona acolchada de confort  indoloro.

 

Una excursión más de las que apreciamos, con emoción, lejos de marcas y records, lejos de dorsales, yo sin duda repetiré.

 

Video de la salida y galeria de fotos

 

 
logo aragon [1] Zaragoza Deporte iberCaja MANN FILTER 20100831_00001.jpg
STADIUM CASABLANCA Vía Ibérica 69-77 50012 Zaragoza Tel: 976 791 070 Fax: 976 306 181