Noticias

 

07/04/2017 | CRÓNICA Y FOTOS
Cronica Panticosa - Hoz de Jaca - Biescas

CRÓNICA PANTICOSA-BIESCAS

 

Dia 2 de abril, hoy toca montaña, hay que madrugar un poco y a pesar de las predicciones climatológicas inciertas un grupo de montañeros decididos a pasar un buen día en la naturaleza nos embarcamos en el autobús dispuestos a recorrer los poco más de 16 kms que separan a panticosa de biescas, en un trayecto clásico de senderismo que nos permitirá ir descubriendo paisajes ya primaverales repletos de florecillas y combinado con los musgos todavía invernales.

El autobús no lo llevamos completo, las predicciones han echado para atrás a algunos de nuestros habituales andarines pero estamos los mejores y eso se nota.

Hacemos la parada clásica en el campin de sabiñanigo para almorzar y donde ya se producen las habituales carreras para llegar los primeros al bar y poder pedir rápidamente. Luego algunos que han gastado tantas energías en ello se verán penalizados en el desarrollo de la travesía por hacer estos esfuerzos en frio y sin calentar.

Panticosa, día todavía de esquí, con bastante gente en el parquin agotando los últimos días para deslizarse por las blancas laderas. Tras calzarnos las botas, darnos cremas y las fotos de rigor nos ponemos en marcha.

Atravesamos los puentes sobre el caldares y el bolatica aquí surge la primera y sorpresiva dificultad del día, tenemos que atravesar para coger el camino que nos conducirá a hoz unos cuantos metros del final de la pista de esquí con nieve muy dura que plantea algunas dificultades pero como son pocos metros y la preparación técnica del personal es alta pronto salimos del atolladero y nos encaminamos decididos hacia el desvió que nos conducirá a hoz que se encuentra a pocos metros de aquí.

La senda algo pedregosa y en subida suave pero continua nos va elevando sobre panticosa e introduciéndonos en estos bosques húmedos todavía tras la lluvias de los últimos días. Al poco rato surge el primer problema, los directores de la marcha dudan en un desvió y cogen el camino equivocado, otro experto ayudado eso si por medios técnicos (llámese GPS) indica que la ruta no va por allí y tras deliberación y tras retroceder algunos metros tomamos el camino correcto. -Reflexión- donde queda la magia de perderte de vez en cuando y hacer sentir en los corazones de los senderistas ese sobresalto de lo incierto y lo desconocido

La tecnología acabara con todo

A partir de aquí vamos sorteando barrancos rebosantes de agua y donde algunos se empeñan en poner piedras para ayudar a sortearlos antes de que llegue el grupo y que luego no sirven de nada porque el grupo decide pasar por un poco más arriba y echar a perder las buenas intenciones de quienes las han puesto. Así es de ingrata la vida.

Al cabo de hora y media de atravesar parajes sorprendentes repletos de prímulas y florecillas salimos del bosque y accedemos a la pista que sube a los ibones de asnos y sabocos y tras bajada cómoda y suave llegamos a hoz de jaca, desierta de pobladores a estas horas.

Breve parada para echar un trago, visitar el servicio las que lo necesitan y para solicitar información de la moderna tirolina que sobrevuela el pantano de bubal y que se ha convertido en la atracción de la zona.

Reemprendemos la marcha bajando por la carretera que conduce hacia la presa y enseguida nos desviamos por un senderito en subida al principio y luego bajada, a ratos bastante inclinados que pone a prueba la destreza de los senderistas pues el terreno esta resbaladizo por las últimas lluvias.

Tras la bajada hemos llegado al otro lado de la presa y muchos hectómetros cúbicos de agua  nos podrían engullir  si no fuera por la protección que nos ofrecen las altas paredes de hormigón que esperemos resistan al menos hasta que nos hayamos ido de aquí y más adelante también en beneficio de los habitantes de más abajo.

Hacemos otra parada para hacer algunas fotos de la presa, reagruparnos y algunos aprovechan para dar algunos mordiscos a los bocadillos que llevan en las mochilas pues ya llevamos varias horas de marcha y el estómago comienza a reclamar su ración.

A partir de aquí el sendero es menos frondoso, hemos bajado bastante y eso se nota, llegamos hasta la orilla del gallego habiendo dejado atrás el despoblado polituara y habiendo pasado junto a algunos bunkers de la guerra civil magníficamente conservados y adonde algunos atrevidos osan introducirse para verlos y poder sentirse guerrilleros por un día. También accedemos a un puente tibetano que cruza el rio y algunos valientes intentan cruzarlo pero la rotura de alguna de las sirgas disuade al personal y continuamos el camino pasando bajo la vía ferrata de santa Elena que hoy está sin usuarios.

Algunas gotas de lluvia nos saludan en este tramo que hacen que los chubasqueros salgan a relucir, pero es escasa y enseguida vuelve la calma, aunque por arriba hacia panticosa y la parte alta del valle se ve muy cerrado y con pinta como así sucedió de caer una fuerte nevada.

Tras atravesar la vía ferrata y bajo las fortificaciones del fuerte de santa Elena y la ermita del mismo nombre llegamos al desvió que conduce o bien al dolmen o bien a la pista que conduce a biescas. Aquí el grupo está un poco disgregado pues el miedo al chaparrón ha hecho que algunos aceleren su marcha  y otros no tan miedosos hayan perdido más tiempo en el puente tibetano y zonas aledañas, por lo que los primeros ya en el sendero adaptado a minusválidos que  sobre el canal de cemento de conduce a biescas  reciben una llamada de los de atrás indicando que no saben por dónde seguir y que los vayamos a rescatar  ( es un decir ) así que pablo abandona su mochila en el camino y se da la vuelta para conducir al buen camino a las ovejas descarriadas ( no tomarlo de forma literal )

Los que iban por delante han continuado su camino despacio y los que nos hemos vuelto contactamos con los retrasados (sin ánimo de ofender) y ya por pista amplia y despejada llegamos a biescas sobre las 3,30 con fuerte viento y día algo desapacible

Allí nos está esperando el autobús y nuestra presidenta que se ha pasado el día de turista debido a sus problemas  físicos  y tras el cambio de botas y ropas varias decidimos marcharnos a sabiñanigo al campin donde hemos almorzado por la mañana, pues en biescas no ha podido encontrar sitio .

Bocadillos, jarras de cerveza reglamentarias, buena gana y buena compañía es el peaje a pagar tras el magnífico día pasado en nuestra querida montaña y después de haber alimentado nuestros sentidos con los magníficos parajes que hemos atravesado.

Tras la comida, al autobús y tras alguna siesta llegamos a Zaragoza, antes de lo cual "la jefa "a petición del personal nos da las últimas instrucciones a través del micrófono y cada mochuelo a su olivo.

Otro magnifico día de montaña y de convivencia entre gentes que compartimos el amor por la naturaleza y la amistad. Hasta pronto

 

GALERIA DE FOTOS

 
logo aragon [1] Zaragoza Deporte iberCaja MANN FILTER 20100831_00001.jpg
STADIUM CASABLANCA Vía Ibérica 69-77 50012 Zaragoza Tel: 976 791 070 Fax: 976 306 181